Últimos consejos

Promociones especiales

No special products at this time.

Cuida tu piel a los 50

Acentúa los cuidados de tu piel con la llegada de esta nueva etapa y sigue disfrutando cada día

A partir de los 50, nuestro cuerpo sufre determinados cambios que necesitamos conocer. Está claro que los 50 de ahora no son los de nuestras abuelas. Cualquier mujer con esa edad puede afirmar que sigue estando activa, quizá no con la misma energía que tenía a los 20 pero sí con las mismas ganas y vitalidad. Uno de los aspectos a tener en cuenta en este nuevo periodo es el cuidado de la piel, el cual debe ir intensificándose a medida que vamos pasando las diferentes etapas de la menopausia.

Con la llegada de esta edad, las mujeres empezamos a experimentar una importante disminución en la concentración de estrógenos y progesterona. Estas hormonas, entre otras muchas funciones, son las responsables de mantener la masa ósea, el tono muscular y cuidar de la epidermis.

Centrándonos en la piel, la bajada de hormonas provocan que se vuelva más fina y por lo tanto que se deshidrate más fácilmente. Por esta razón, aparecen finas arruguitas que pueden empeorar con el paso del tiempo, ya que la disminución de hormonas también afecta a la formación de colágeno. Esto, sumado a los rayos del sol, implica la aparición de manchas, que si no han sido tratas adecuadamente en su momento pueden provocar que tengamos un tono de piel irregular.

¿Qué podemos hacer para suavizar todo estos cambios? Lo más importante además de una buena hidratación es usar factor de protección solar siempre, tanto en rostro como escote y manos (las zonas más expuestas).

Una vez bloqueamos los efectos dañinos del sol, podemos empezar tratamientos que suavicen esas primeras arruguitas. La clave para que cualquier tratamiento anti-edad funcione es la constancia.

Nuestra recomendación es utilizar una limpiadora mañana y noche, tanto si nos hemos maquillado como si no, seguido un tónico que ayude a equilibrar el pH de la piel y una crema hidratante antiaging. No es suficiente con hidratar la piel, sino que necesitamos nutrirla para evitar la pérdida acelerada de firmeza y elasticidad. Un par de veces por semana (dependiendo de la sensibilidad de nuestra piel) es recomendable hacer una exfoliación para limpiar de forma más profunda los poros de forma que las cremas que utilicemos puedan llegar a la zona interna de la piel.

Un tratamiento eficaz y que cumple con estos requisitos formado por la Emulsión limpiadora al aceite de visión, que purifica la piel aportando luminosidad a la misma, el Tónico a la malva para ayudarnos a terminar de limpiar y retirar los posibles excesos de emulsión limpiadora a la vez que restaura el pH de la piel calmándola, y por último los dos productos más importantes: la Crema al aceite de almendras que contribuye a atenuar las arrugas gracias a la cantidad de agentes hidratantes que aporta a la piel, y la crema Anti-Rides H, un contorno de ojos que reafirma y descongestiona la zona ocular.  Con estos 4 productos de uso diario conseguiremos una piel mejor cuidada y que aguante el paso del tiempo con la misma energía que nosotras. 

Comments

comments powered by Disqus