Nuestra historia

Belleza Francis

Francis tiene una larga trayectoria en el cuidado de la piel. La tradición, el conocimiento y la experiencia de la marca garantizan el total cuidado del rostro de la mujer. A lo largo de estos años Francis ha permanecido en el recuerdo y ha continuado su andadura gracias a la calidad de sus productos y la fidelidad de sus clientes.

Después de más de 75 años Francis quiere llegar a esas nuevas generaciones sin renunciar a su legado, sin perder su esencia. Durante más de 75 años los productos de Francis han cuidado la piel de generaciones de mujeres con un sólo objetivo, hacerlas sentir más guapas, y sobre todo con una piel más sana.

Existen muchos productos míticos que nos transportan a otra época. Olores y sabores que evocan recuerdos a nuestra memoria. Los productos de belleza Francis pertenecen a este grupo. Pero no son sólo de aquellos que permanecen en el recuerdo, sino de los que han sabido avanzar y adaptarse a los tiempos.

Una marca de cosméticos que es sinónimo de eficacia, confianza y belleza.

Pero Francis no solo es eso, es mucho más. Tiene un increíble legado a sus espaldas y lo queremos recordar y transportarlo al mundo actual.

Nuestra misión es evolucionar y crecer conjuntamente con nuestros clientes; adaptar la tradicional marca de cosméticos de Elena Francis a los gustos y tendencias actuales. 

¡Bienvenidos a www.francis.es!

Las cartas de Elena Francis

En julio de 2006 se encontró parte de la correspondencia del consultorio de Elena Francis. 10.000 cartas, junto con muchas de sus respuestas, aparecieron en la masía Can Tirell de Cornellá de Llobregat, propiedad de la familia Fradera, vinculada al negocio cosmético. José Fradera y su esposa, Francisca Elena Bes Calbet, propietarios del Instituto y Laboratorios de Belleza Francis, iniciaron un programa de radio centrado en el público femenino con el objetivo de dar a conocer sus cremas y aumentar las ventas.

El descubrimiento de los técnicos del ayuntamiento en el edificio familiar fue confirmado al comprobar que todas las cartas tenían el mismo enunciado: “Querida y apreciada señora Elena Francis”. 

Las cartas, tras recibir un especial tratado de desinfección, desinsectación y digitalización, fueron ingresadas en el Arxiu Comarcal del Baix Llobregat en marzo de 2007. En total se han conservado unas 70.000, todas ellas escritas entre los años 1951 y 1972.

Nuestra evolución

cms-img